Como se hace un guidon

Disponível somente no TrabalhosFeitos
  • Páginas : 313 (78165 palavras )
  • Download(s) : 0
  • Publicado : 27 de maio de 2012
Ler documento completo
Amostra do texto
MICHEL CHION
COMO SE ESCRIBE UN GUIÓN

Título original de la obra: Écrire un scénario Traducción de Dolores Jiménez Plaza Escaneado por Anelfer Corregido por Leticia Quagliaro y Anelfer Diciembre 2002

ISBN: 84-376-0764-7

Prólogo

En 1983, Benedicte Puppinck, del INA, nos propuso contribuir a su investigación con vistas a crear una didáctica del guión, que se ha iniciado desdeentonces. De nuestra aportación personal, y gracias a su confianza, ha surgido el presente libro. Este tipo de enseñanza es, en Francia, una novedad relativa. Muchos dicen que el guión no se puede enseñar y tienen razón, en cuanto a principios se refiere. Es cierto que los buenos guiones no surgen por generación espontánea; nacen, en general, de cierta profesionalidad, o de la intuición de ciertas leyesque se decide respetar o ignorar. Esta profesionalidad, esta misma intuición, se adquieren en gran medida por la experiencia y un poco por el estudio. Un estudio al que quisiera contribuir la presente obra. En un principio, se trataba simplemente de dar a conocer algunos manuales anglosajones, aquellos manuales cuya ambición práctica («cómo escribir su guión en veinte lecciones») suscita ennuestros compatriotas esa mezcla de satisfacción e ironía, tan característica de su relación con la cultura americana. La lista de esos manuales, cuyo número se ha limitado al final a siete, se da a conocer al principio de la segunda parte; se citan extensamente en este libro, y se analizan uno por uno en la bibliografía. Por supuesto, les debemos mucho, aunque este trabajo se haya ampliado después,añadiéndole anotaciones más personales, investigaciones más amplias, enriqueciéndolo con el estudio de cuatro guiones de películas clásicas, tomadas como modelos vivos y reserva de ejemplos. Desde el principio, teníamos, sobre el tema, una idea preconcebida que hemos conservado hasta el final. ¿Por qué no? Basta con decirlo. Dicha idea preconcebida es que las historias, decididamente, siempre son lasmismas. Es tan cierto como deprimente, pero a nosotros esto nos alegraría más bien, considerando el hecho como el síntoma de una solidaridad humana a través del tiempo y del espacio. Nos gustan las historias como les gustan a los niños, por la repetición, y por poco estaríamos dispuestos a negar la posibilidad de «nuevas historias», aunque fuesen con las técnicas más nuevas (pues si ésto fueraposible, desde hace mucho tiempo, el dibujo animado nos habría traído estas nuevas historias). En cambio, lo que permanece indefinidamente abierto y renovable, es el arte de la narración, el arte del cuento, del que el arte del guionista no es más que una aplicación particular, pensada para el cine. Este es el motivo por el que no dudamos en proponer a los aspirantes, o guionistas aprendices de hoy,cuatro películas tomadas de cuatro épocas diferentes del cine (El testamento del Doctor Mabuse, 1933; Tener y no tener, 1944; El Intendente Sansho, 1955; Pauline en la playa, 1984), procedentes de cuatro países tan diferentes de Francia como son Estados Unidos, Alemania y Japón. Creemos que son ejemplos actuales y vivos, en sus errores mismos, en sus irregularidades y en los problemas de sugénesis. Se estudian a grandes rasgos y en sus menores detalles, en sus grandes temas, pero también en sus mínimos procedimientos. Toda narración se basa, en efecto, no sobre ideas sino sobre trucos, procedimientos prácticos, de ahí el carácter de confusión que no puede dejar de tener un manual como éste (pero, ¿acaso un tratado de composición musical es diferente de una tienda de usos y procedimientos?)Y sólo a partir del momento en que un guión funciona en una película, en la que vive y respira, es cuando el procedimiento se hace expresión,

poesía. Qué importa entonces si, en un principio, no era más que un comodín dramático, o una astucia inconfesable de narración. Del mismo modo, los más bellos hallazgos y aciertos de poetas han podido nacer al contacto de la necesidad de encontrar...
tracking img