Cuando un caos no e sun caso

Disponível somente no TrabalhosFeitos
  • Páginas : 46 (11474 palavras )
  • Download(s) : 0
  • Publicado : 17 de outubro de 2012
Ler documento completo
Amostra do texto
Cuando un caso no es un caso.
"Cada caso es diferente" es un lema que he oído con frecuencia en los pasillos de los servicios públicos entre los trabajadores sociales, enfermeras, psicólogos, jueces y maestros. Es comúnmente usado por personas que muestran una gran sensibilidad a los hechos antes que él y que demuestran un espíritu crítico frente a los estereotipos del sentido común. Así que,sin duda, el uso saludable esa frase ("Cada caso es diferente") para rechazar los prejuicios sobre "Noreste", "caboclos", "negro", o simplemente "pobres". Este mismo espíritu crítico, en muchos casos, sirve para cuestionar la aplicabilidad de las teorías librescas, para subrayar el hecho de que la realidad no encaja fácilmente en los tipos ideales propuestos en los libros de texto. A través de supráctica profesional, los agentes sociales aprenden a desconfiar de las fórmulas prefabricadas. En la filosofía de "Cada caso es diferente", se requiere una mirada más atenta a las circunstancias particulares de cada estudiante, cada parturienta cada paciente. En principio, no habría nada en contra de la sabiduría de tal disposición.
Es interesante y gratificante observar que la frustración con lastipologías massificantes y teorías muy abstractas ha llevado a muchas personas a buscar en la antropología y en el método etnográfico particular en una nueva "solución" a su dilema profesional - una especie de eslabón perdido ayudaría cerrar la brecha entre la teoría y la realidad. Etnografía y basada en la ciencia, por excelencia, de lo concreto. El punto de partida de este método es lainteracción entre los investigadores y sus temas, "nativos en la carne." Es, en cierto modo, el prototipo del "cualitativo". Y aún mejor, con su énfasis en la vida diaria y lo subjetivo, una técnica parece estar al alcance de casi todo el mundo, una técnica al alcance de casi todo el mundo, una técnica de investigación finalmente inteligible para combatir los males de la cuantificación.
Como antropólogo, yde haber pasado la mayor parte de mi carrera a la investigación en esta área, confieso que comparto el entusiasmo por el "método etnográfico". Creo que, además de ser una herramienta importante para la comprensión intelectual de nuestro mundo, también puede tener un uso práctico. Estoy pensando en la educación - la educación como un acto de comunicación, el diálogo, y -posiblemente - orientación(Fonseca, 1994).
Mi interés aquí es pensar en el método etnográfico como una herramienta que puede enriquecer la intervención educativa - ya sea un maestro con sus estudiantes de tercer grado, la enfermera con el paciente o trabajador social con su cliente. En todos los casos, el éxito de la de contacto depende del diálogo educativo establecido entre el agente y la persona que llama, y es estaárea de la comunicación que método etnográfico funciona.
En este sentido, nos ponemos en la línea de una antropología semiótica (Geertz, 1978 y 1985, Douglas, 1994). En la investigación de campo, queremos ante todo entender lo que "se dice" por nuestros interlocutores. Es posible que en ciertas situaciones, las dos partes del proceso de comunicación de habla exactamente el mismo idioma proporcionaruna perfecta comprensión. En el caso de la intervención educativa, en general la misma lengua materna (en este caso, portugués) que sus "clientes", el educador alimenta la ilusión de una buena comunicación. Pero el antropólogo trabaja sobre la base de la premisa de que el proceso de comunicación no es tan simple - que en muchos casos, debido a la diferencia de edad, clase social, etnia, género uotros factores, existe una diferencia significativa entre el dos universos simbólicos capaces de arrojar arena en el diálogo.En otras palabras, la antropología busca crear duda, levantando hipótesis sobre las brechas y asimetrías que existen entre nuestra forma de ver las cosas y de los demás. Se trata de un prejuicio que a veces nos puede llevar a dar con los burros en el agua, ahora puede...
tracking img